Honduras / Nicaragua

     
 

Honduras

Durante el viaje debíamos encontrarnos con unos amiguetes que venían desde España a Costa Rica para recorrer el país juntos, Mónica y Eduardo. Como el tiempo no nos sobraba el día 11 de octubre abandonamos Guatemala dirección Honduras. Los países de Honduras y Nicaragua los teníamos pensado cruzar en unos 4 o 5 días.

   Entramos a Honduras por la frontera de Aguas Calientes. Tuvimos que pagar unos 25 $ USA por persona y esperar unas 2 horas antes de cruzar. Excepto las islas de la bahía y la costa atlántica, el país no tenía gran atractivo turístico. Es un país pobre devastado recientemente por varias catástrofes naturales, y que aun se está recuperando. Honduras es el país de Centroamérica que menos nos ha gustado, lo cruzamos en apenas dos días. El primer día hicimos noche en Santa Rosa de Copan. Esa noche nos costo 100 Lempiras, como 1.400 pesetas, también es cierto que el sitio donde nos alojamos era bastante cutre. El país en general es bastante barato. Para llegar a dicho pueblo tuvimos que atravesar por algunas pistas complicadas.

En total hicimos 3 horas de tierra bastante mala bajo un sol abrasador. Desde Santa Rosa de Copan salimos al día siguiente dirección Nicaragua. Pasamos por la capital de Honduras, Tegucigalpa, donde un familiar de un amigo era el embajador de España allí. Pasamos por la embajada y no estaba él, aunque le hicimos una llamada de teléfono y nos dijo que la era imposible atendernos. Ese día era el día del Pilar, y la embajada de España organizaba una fiesta, a la que esperábamos nos invitasen, pero había que asistir bien vestido y nuestras mejores galas se nos olvidaron en Madrid. Tegucigalpa es una ciudad fea por lo que no tardamos en abandonarla. Ese día no nos dio tiempo a cruzar la frontera por lo que nos quedamos en un pueblo cercano, Danli. Allí también era barato, una cena para dos personas nos costo como 500 pesetas. En Honduras hicimos un total de 450 kilómetros. Pasamos numerosos controles policiales y salimos ilesos de un posible accidente por el cruce con un conductor imprudente, que en una curva de un puerto de montaña nos lo encontramos de frente adelantando a un camión.

Nicaragua

Desde Danli partimos al día siguiente hacia Nicaragua. Tanto en la frontera de salida de Honduras como la entrada a Nicaragua tuvimos que pagar dinero. El papeleo y la lentitud de los funcionarios en las fronteras, hace que los pasos fronterizos en Centroamérica sean realmente una pesadilla. Para entrar en Nicaragua pagamos unos 16 $ USA por persona y moto. Los trámites nos llevaron una hora y media. En Managua nos esperaba Ricardo, un madrileño que trabaja en la misma empresa que nuestros amigos de la ciudad de Guatemala. Managua es bastante insegura, y es junto con Tegucigalpa, las capitales más pobres y que menos nos han gustado de Centroamérica.
 

   Ricardo vivía en una zona residencial y tenía un guarda de seguridad en la puerta las 24 horas del día. Lo curioso es que el guarda debía tocar el silbato cada diez minutos. Y así era cada diez minutos oíamos el silbato del guarda velando por nuestra seguridad. Casi recién llegado a Managua, a Ricardo, le entraron en su casa y le robaron hasta la maleta. Después de una cena en condiciones nos fuimos de marcha por Managua. Acabamos en un fiestón de la cooperación internacional en casa de un español. Estuvo bastante bien y acabo sobre las seis de la mañana con todo el mundo en ropa interior en la piscina. Teníamos pensado salir al día siguiente, pero evidentemente tuvimos que posponer la salida. Ya en ruta hacia Costa Rica paramos en el enorme Lago Nicaragua. Desde la orilla del lago se podían divisar los volcanes de las islas. De ahí partimos ya directamente hasta el paso fronterizo.